Te fuiste el sábado. Sabía que tarde o temprano pasaría y que tus riñones no durarían eternamente. Cada sábado, cuando te veía volvía a mi casa sabiendo que no quedaba mucho para que partieras.Me acuerdo cuando estabas bien en el jardín y aunque siempre has sido muy especial, te ibas acercando poco a poco, hasta que un día te pude tocar y acariciar tu precioso pelo naranja. También recuerdo el día que te vi mas delgado y te lleve al veterinario. Ese dia me mirastes con esos ojos y estoy segura que siempre siempre me relacionabas con tu enfermedad.Has sabido conquistar a las gatunas de la protectora. Siempre eras un caballero de pata rápida. Todos nos hemos llevado alguna vez algún arañazo o mordisco tuyo, pero siempre serás mi gato naranja favorito. Te echaremos de menos Lope!!. María