Timot

Timot

Marzo 2018

Timot está con nosotros desde que existe el refugio. No sabemos nada de su pasado, simplemente sabemos que no pudimos dejar que lo sacrificaran. Es un perro bueno, aunque nunca ha conseguido perder su desconfianza hacia los humanos. Aunque ha mejorado muchísimo y la evolución ha sido buena, no pierde el miedo a la gente y eso hace que quiera esconderse cuando queremos sacarle a pasear. Si lo llevamos al patio, siempre está pendiente por si nos acercamos demasiado. Y cuando hay que ponerle de nuevo la correa, el se tumba en el suelo se hace pequeño y espera a ver qué pasa. Sólo quiere volver a su chenil.  Nunca nos ha mordido, ni nos ha gruñido, pero nos gustaría conseguir que pudiera ser mucho más feliz.